Los niños y las mudanzas

Consejos para preparar a nuestros hijos para una mudanza
Si para un adulto una mudanza es estresante para un niño lo es todavía más, ya que ellos se sienten seguros y cómodos en un entorno conocido y familiar.
Independientemente de que el traslado sea por motivos económicos, laborales, familiares Niñosy que esté impuesto por las necesidades, debemos hablar con nuestros hijos, explicarles en qué va a consistir el cambio, transmitirles los aspectos positivos del traslado y dejar que colaboren con nosotros en la planificación de la mudanza.
Pueden ayudarnos a empaquetar sus juguetes, sus libros y su ropa, a regalar las cosas que ya no utilicen… todo dentro de la medida de sus posibilidades.
Nuevos amigos, actividades deportivas interesantes cerca de la nueva vivienda e incluso ir con ellos a explorar la nueva casa son pasos que pueden hacerles más fácil el cambio.